LIBRE

Cine

Maestros: Win Wenders

  • Genero: Ciclo
  • Inicio: 26/07/2018
No hay funciones disponibles.

La frase la pronuncia uno de los personajes del film Movimiento falso (1975), y de alguna manera resume la postura ante el cine y la vida de su director Wim Wenders. Nacido en Düsseldorf el 14 de agosto de 1945, Wenders pertenece a una generación sin padres culturales. El vínculo con el pasado alemán había sido roto por doce años de nazismo. La influencia determinante en la Alemania de posguerra es la cultura norteamericana, cuyo éxito atribuye Wenders a “las dificultades de los propios alemanes con su pasado”. La relación de amor/odio con los Estados Unidos caracteriza también el cine de Wenders. De formación católica, el futuro cineasta acarició alguna vez la posibilidad de ser sacerdote, aunque a los dieciséis años se interesó más por el rock. Inició y abandonó estudios de medicina, sociología y filosofía, viajó a París para estudiar arte, no fue aceptado, hizo un curso de grabado en Montmartre y se dedicó a ver películas en la Cinemateca Francesa. De vuelta a Alemania a comienzos de los setenta hizo crítica, filmó algunos cortos y saltó al largo con Verano en la ciudad (1970), que nunca circuló comercialmente. Su primer film “profesional” fue El miedo del golero ante el penal (1971), sobre novela de su amigo Peter Handke. Mucho de lo que hizo después se ha caracterizado por dejar aparte casi todas las convenciones narrativas y descriptivas, y por una carga de angustia ante un orden de valores al que casi nunca se alude directamente pero que subyace en situaciones, desarrollo y personajes. Los primeros films de Wenders describen generalmente algunos días, horas o momentos de personajes en tránsito que chocan con fronteras que no pueden atravesar. Esos personajes son siempre “buscadores”, y no es por cierto casual que Más corazón que odio (1956), cuyo título original es precisamente The Searchers (“Los buscadores”), del maestro John Ford, sea una referencia reiterada en su cine (se lo cita en El estado de las cosas, en París, Texas, más cercanamente en La búsqueda) En aparente contradicción, otra de las influencias decisivas en el cine de Wenders es Michelangelo Antonioni, con su gusto por las tomas largas, los personajes indecisos o desconcertados y los finales abiertos (dicho sea de paso, Wenders terminó colaborando con Antonioni en Más allá de las nubes). Lo que hay detrás de los primeros films de Wenders (Alicia en las ciudades,1973/74; Movimiento falso, 1974/75; En el curso del tiempo, 1975/76) es la sociedad alemana de la que Wenders en parte descree. Cuando describe el confort alemán como un reflejo de los objetos de consumo norteamericanos y lanza a sus personajes a descubrir otras formas de vida, los vaivenes y los periplos, a veces interminables, adquieren un sentido crítico. Los finales son generalmente pesimistas, la frustración angustiante es una prolongación del transcurso del tiempo. La escapatoria de ese mundo de consumo es la fuga, pero la fuga no impide la angustia. En la trayectoria personal de Wenders, esa fuga suele expresarse en una reiterada admiración por las figuras mayores del cine norteamericano (Ford, Howard Hawks, Nicholas Ray, Samuel Fuller), por la utilización de temas musicales anglosajones y hasta una creciente tendencia a filmar en los Estados Unidos, donde se han ubicado films como Investigación en el Barrio Chino, París, Texas o La búsqueda, o una parte de El estado de las cosas (incidentalmente, gente como Nicholas Ray, Fuller, Dennis Hopper y hasta Roger Corman ha aparecido reiteradamente en su cine) Concretamente, la agonía de Ray es el estremecedor tema del documental Relámpago sobre el agua. Otras zonas de la obra de Wenders han incorporado algunas variantes, a veces desconcertantes. Tras sus incursiones internacionales pudo volver a Alemania para testimoniar los desconciertos de un país dividido (Alas del deseo) y luego reunificado (Tan lejos, tan cerca), pero también pudo ir a Lisboa o hasta a Cuba para filmar Buena Vista Social Club, o volver a Estados Unidos para rodar La búsqueda, y su vocación por el género road movie pudo volverse global (Hasta el fin del mundo) Hay ciertamente desniveles en esa obra, y no toda está en el presente ciclo. Pero lo que está constituye un buen repaso de la trayectoria de un cineasta que importa.


Julio 30, lunes. A las 17.45 y 20.05 hs

ALAS DEL DESEO

(DER HIMMELÜBER BERLIN)

Dir: Wim Wenders.
Alemania Federal 1987-128 min. (Digital).
Con Bruno Ganz, Solveig Dommartin, Otto Sander.

Wenders retorna a Alemania y a su amigo Peter Handke. Y con él, dos ángeles caen sobre Berlín, se identifican con la humanidad, comparten sus alegrías y sus dolores, mientras Wenders celebra el cine, la libertad de invención, en varios planos de ficción y en una tradición expresionista (de Lang a Murnau) Un gran film, después de la modernidad.

Julio 31, martes. A las 17.45 y 20.20 hs

TAN LEJOS Y TAN CERCA

(IN WEITER FERNE, SO NAH)

Dir: Wim Wenders.
Alemania 1993-128 min. (Digital).
Con Otto Sander, Bruno Ganz, Nastassja Kinski.

El Muro ha caído, Berlín es otra, el mercado negro cunde entre los dos ex-bloques, y los ángeles continúan tratando de proteger a los humanos. Sigue habiendo dudas con respecto al futuro, aunque circule la idea de que el amor importa.

Agosto 2, jueves. A las 17.40, 19.30 y 21.20 hs

HISTORIA DE LISBOA

(LISBON STORY)

Dir: Wim Wenders.
Alemania 1995-99 min. (Digital).
Con Rüdiger Vogler, Patrick Bauchau.

Un cineasta rueda en Lisboa una película romántica, se encuentra de pronto en un callejón sin salida y busca la ayuda de un sonidista amigo. Wenders vuelve a sumergirse en el universo de la creación, superpone planos de ficción y realidad y reflexiona sobre su propio medio.

Agosto 3 , viernes. A las 17.20, 19.30 y 21.40 hs

EL HOTEL DEL MILLÓN DE DÓLARES

(THE MILLION DOLLAR HOTEL)

Dir: Wim Wenders.
Alemania/ Reino Unido/ EEUU 2000-122 min. (Digital).
Con Jeremy Davies, Mila Jovovich, Mel Gibson.

Un detective (Mel) investiga una muerte ambigua (¿asesinato? ¿suicidio?) en un entorno de extravagantes, bohemios y marginales. Entre el policial negro, la fantasía y lo onírico, con clima, buena música y algunos desconciertos (incluyendo director y espectadores).

Agosto 4 , sábado. A las 17.20, 19.30 y 21.40 hs

LA BÚSQUEDA

(DON’T COME KNOCKING)

Dir: Wim Wenders.
EEUU 2005. -118 min. (Digital).
Con Sam Shepard, Jessica lange, Fairuza Balk, Eva Marie Saint.

Un actor en decadencia escapa de un rodaje y llega a un pueblo donde ya estuvo una vez y donde dejó embarazada a una mujer de un hijo que hoy tiene 20 años. Como en (una vez más) Más corazón que odio o París, Texas, el tema es el intento de recomponer una familia. Las citas al film de Ford son explícitas, y Shepard, al igual que en París, Texas, también trabajó en el guión.

 

 

 

Comentarios