Teatro en el mundo. Julio 2019.

Teatro / 28 junio, 2019 / Luis Vidal Giorgi

LA POLÍTICA A ESCENA

Estamos en año electoral con menos movilización y propaganda callejera que en instancias anteriores, pero con nuevas modalidades de incidencia como las fake news o la vitrina de las redes sociales, donde los gestos registrados en la fotografías, tiene mayor protagonismo que el contenido de los programas. Y es un fenómeno mundial, por lo que el teatro registra en escena esos cambios.

JEAN PAUL SARTRE SIGUE RIENDO

En Madrid se estrenó la única obra del filósofo francés Jean Paul Sartre (1905-1980), que se vale del humor para plantear temas profundos, los cuales en medio de la Guerra Fría le preocupaban, pues eran y son tan vigentes, como la manipulación de la información por los medios de prensa.

El director inglés Dan Jemmet , que estuvo en nuestro país dirigiendo la Comedia Nacional con una versión de Otelo, es el encargado de la puesta en escena en el Teatro de La Abadía y expresa, respecto a la sátira de Sartre: “el objetivo de su crítica era claramente la burguesía francesa, la misma que llenaba los teatros de París entonces. Sartre debió de pensar que la manera más adecuada de detonar esas bombas que quería lanzar sobre ese público era a través de la farsa, muy en la tradición francesa. Fue Nekrasov el texto teatral de Sartre que menos éxito tuvo y el fracaso del espectáculo se debió a que esa burguesía que llenaba los teatros adivinó que se estaban riendo de ella, que Sartre les trataba como a unos verdaderos estúpidos”. Y continúa el director: “lo más sorprendente de Sartre es que consigue una maquinaria cómica de alta precisión, en la que introduce su pensamiento más elevado y serio, aquellos temas que le obsesionaban, como la libertad personal.”

¿Cuál es la trama de Nekrasov?: consiste en que uno de los más famosos estafadores de Francia, buscado por la policía -con la ingenuidad de un periodista de un diario de derechas desesperado por tener noticias llamativas sean verdaderas o no-, decide hacerse pasar por un ministro soviético que supuestamente había desaparecido, que a cambio de muy buena retribución económica comienza a contar secretos y denuncias sobre la URSS, fingiendo ser ese ministro exiliado.

Con un ritmo farsesco la obra está resultando una grata sorpresa en Madrid, por lo que la prensa titula que Sartre también sabía reír, recordando que el mismo Sartre escribió: “la sátira que atrapa, revela y hace reír, se perdió después de Aristófanes. Hay que recuperarla”. Y el director inglés Jemmet termina reflexionando: “antes de Fox News él ya predijo todo lo que estaba pasando. Cómo los poderes usan la información para meter miedo a la población y aprovecharse de ello”.

Nada nuevo bajo el sol, entonces.

PERO EL FMI NO RÍE EN BUENOS AIRES

Pero si de personajes farsescos se trata, más allá de sus conocimientos podemos mencionar a un mediático economista que llama la atención por sus críticas iracundas e histriónicas al manejo de la economía y a los políticos en general. Se llama Javier Milei y con su peinado inconfundible, llegó a los escenarios con otro personaje, ahora político, que es el cómico Nito Artaza, quién se volvió político cuando el “corralito” le atrapó sus ahorros en el 2002.

La obra, si podemos llamarla así, reúne a Milei y a dos cómicos, uno de ellos, es un imitador que hace desfilar a Cristina, Macri, Carrió, entre otros. Mientras el economista bufonesco critica como siempre, según señala la crónica: “el peronismo, el Estado, los impuestos y los políticos. El escenario incluye fotografías de economistas liberales clásicos como Hayek, Friedman, Smith, Mises y Rothbard.” La obra se llama El consultorio de Milei y el diario Clarín tituló con ironía su crítica: “Una obra en default”.

Más allá de su nulo valor artístico señalamos este espectáculo como parte de ese fenómeno que es la estrecha relación entre farándula y política en Argentina, no solo Tinelli puede ser tentado con la vicepresidencia sino un mediático economista puede subir al escenario e insultar a los que gastan los dineros públicos. Todo un síntoma de la Argentina de hoy que no encuentra sosiego.

LA VIOLENCIA SIEMPRE

Desde la siempre convulsionada Centroamérica, específicamente en El Salvador, destacamos el estreno de una obra que refleja la situación de ese país, signado por la violencia, la corrupción, las pandillas, los abusos de poder.

La obra se llama El Fenómeno escenificada por el Teatro del Azoro y es una creación colectiva basada en su mayoría en hechos reales recogidos en entrevistas a pobladores, aunque vertidas en clave de sátira, según define el grupo.

Asimismo la obra surgió “a partir de una presentación de la obra Los más solos a más de 2.000 presos en el penal de Ciudad Barrios. En el proceso, los miembros del grupo teatral se cuestionaron sobre el así llamado “fenómeno” de la violencia y la complejidad de sus raíces, y por qué El Salvador es catalogado como uno de los países más violentos del mundo.”

Pero además de su compromiso con realizar un teatro que refleja la realidad de su sociedad, nos parece interesante destacar esta obra en un momento en que El Salvador tiene un cambio político llamativo. El nuevo presidente Nayib Bukele con 37 años, es el más joven de Latinoamérica, empresario de la publicidad y el marketing, lo definen como un “millennials”. Hizo su campaña con base en las redes sociales y no se define ni de derecha o izquierda, pues estuvo con la izquierda del Frente Farabundo Martí y fue alcalde por ese partido, pero luego fue expulsado y compitió en las elecciones con un partido de derecha que ya tuvo un presidente preso por corrupción, pero oponiéndose también al Partido Arena de derecha extrema, recordemos que entre sus integrantes estaban los que mataron a Monseñor Romero. Entonces, esos cambios políticos son un contexto conflictivo donde realizar una obra como El fenómeno tiene la voluntad de asumir un riesgo y al mismo tiempo aportar a un debate sobre las raíces de la violencia.

LA PATRIA LA MEMORIA Y EL MEJOR DE LOS SOLDADOS

Para terminar la nota con otra actitud escénica de mayor sensibilidad, en esta época de reivindicación de la mujer, señalemos también que en Madrid se ha estrenado una obra sobre la figura y el compromiso político de María Teresa León, la compañera del gran poeta español Rafael Alberti, ambos trashumantes por un largo exilio desde la victoria del franquismo. Sin embargo, más que la política como acción, lo que aparece es el lado humano y la política atravesando la experiencia vital desde el exilio y la fragilidad del cuerpo. Resulta que al igual que en la reciente obra de El Galpón El Padre, el tema es la enfermedad de Alzheimer que desbarata la vida del que la padece y la de los que lo rodean. En el caso de María Teresa León comenzó a tener esa enfermedad antes de su regreso, por lo que su anhelo y la lucha de ambos, era volver a España antes que la enfermedad siguiera avanzando y ella ya no reconociera su país. Una situación desgarradora, que al final sucedió, pues volvieron recién luego de la muerte del dictador en 1977, y María Teresa ya estaba en ese país “de niebla” al que lleva la enfermedad.

La actriz y dramaturga española Susana Hornos que protagoniza la obra, señala: “he querido descubrir la silenciada y conmovedora vida de María Teresa a través de los retazos de su memoria”.

Agrega en otro comentario: “María Teresa puso a nuestros pies la historia de un país contado desde la mujer, la exiliada, la autora o la apasionada. Hoy, donde son tantos los que enarbolan la palabra patria rodeados de banderas y de himnos, yo quiero dar a conocer la verdadera patria, aquella que surge del tuétano y el amor”. Es entonces cuando resuenan las palabras de la propia María Teresa: “nosotros no hablábamos de la patria, solo la defendíamos. Y la manera de defenderla es con la cultura, que es el mejor de los soldados”.

Recordemos por ejemplo que María Teresa León fue decisiva en la evacuación de los cuadros del Museo del Prado en medio de los bombardeos a Madrid sitiada por los franquistas.

Más que de sus políticos, ¿qué sería de España sin sus poetas? El teatro lo sabe.

Comentarios