LIBRE

Cigarros (Ciclo)

  • Inicio: 19/05/2024
No hay funciones disponibles.

SMOKE

Estados Unidos, 1995

Dirección: Wayne Wang

Guión: Paul Auster. Fotografía: Adam Holender. Música: Rachel Portman. Producción: Miramax. Elenco: Harvey Keitel, William Hurt, Stockard Channing, Forest Whitaker, Harold Perrineau

Duración: 112 minutos

El fallecido crítico norteamericano Roger Ebert definió alguna vez esta película como una obra seductora sobre palabras, secretos y tabaco. Se desarrolla entre hombres solitarios y unas pocas mujeres que construyen un pequeño mundo en medio de una gran ciudad, un mundo basado en la tristeza, los secretos, matar el tiempo y disfrutar de una buena bocanada de humo. Y estas personas hablan, tejiendo quimeras sobre lo que necesitan para salir adelante.
La acción transcurre en Brooklyn, durante el verano de 1987. El centro de la película es la tabaquería Brooklyn Cigar Co., en la esquina de Third Street y Eighth Avenue. Para Auggie Wren, su propietario (Harvey Keitel), la tienda es el centro del mundo, hasta el punto de que todas las mañanas se para frente a ella y toma una fotografía. Algunas personas que frecuentan el negocio le confían a Auggie sus problemas. La rocambolesca historia de cómo consiguió su cámara fotográfica y de por qué se decidió a elaborar su singular colección de fotografías le dará por fin un argumento a Paul Benjamin (William Hurt), un prestigioso novelista que atraviesa una crisis. Por su parte, Paul ayudará a Rashid (Harold Perrineaud Jr.), un desorientado adolescente negro que busca a su padre (Forest Whitaker). Cuando Auggie muestra sus álbumes de fotos a Paul le explica: “Ese es mi proyecto. Lo que llamarías el trabajo de mi vida”. Paul observa que todas las fotos son iguales. “Son todas iguales”, dice Auggie, “pero cada una es diferente de las demás”. Entonces Paul ve a alguien que conoce en una de las fotos: su esposa, que estaba embarazada cuando la mataron a tiros una mañana en la calle frente a la tienda. “Es Ellen”, dice. “Mírala. Mira a mi dulce querida”. Y comienza a llorar. Ahora todas las fotos ya no se ven iguales.
Uno de los temas de Cigarros (y de toda la obra literaria de Paul Auster) es cómo los pequeños detalles cambian vidas. Auggie reflexiona a veces que si Ellen no le hubiera dado el cambio exacto esa triste mañana, si cualquier pequeña cosa la hubiera frenado un segundo, no se habría interpuesto en el camino de la bala.
La película es una creación delicada, sin grandes brillos visibles pero hecha con una perceptible sensibilidad. Hay ocho millones de historias en la ciudad (como se decía en La ciudad desnuda) y Cigarros quiere contar unas ocho de ellas. Se trata de personas deambulando perdidas por sus vidas, personas simpáticas a las que el escritor Paul Auster y el director Wang se preocuparon en ofrecer un diálogo que se adaptara a sus necesidades. Ebert ha señalado también que hay tanta dulzura en el material y tanta gracia en los actores que la película teje un conjuro casi mágico. Y es justamente ese conjuro lo que se transmite al espectador.

Comentarios