LIBRE

Cine

Argentina 1985

  • Inicio: 10/11/2022
  1. Seleccione una fecha para ver las funciones disponibles.

Argentina, 2022

Dirección: Santiago Mitre

Guión: Santiago Mitre, Mariano Llinás. Fotografía: Javier Juliá. Música: Pedro Osuna. Producción: La Unión de los Ríos, Kenya Films, Infinity Hill, Amazon Studios. Elenco: Ricardo Darín, Peter Lanzani, Alejandra Flechner, Carlos Portaluppi, Norman Briski, Héctor Díaz, Alejo García Pintos, Claudio Da Passano, Gina Mastronicola, Walter Jakob, Laura Paredes.

Duración: 140 minutos

En el año 1985 ocurrió algo sorpresivo en la República Argentina: los integrantes de las juntas militares que habían gobernado durante la recién terminada dictadura fueron llevados a juicio. Eso no solía suceder en Latinoamérica donde, habitualmente, cuando se recuperaba la democracia la gente prefería hacerse la distraída con respecto a lo que pasara antes. Es cierto que el presidente Raúl Alfonsín les dio a los militares la oportunidad de autolimpiarse, pero lo que obtuvo fue un veredicto de inocencia: los dictadores fallaron que no tenían nada que reprocharle. Con el tranquilo coraje que siempre lo caracterizó, Alfonsín ordenó el juicio a las juntas. Otros, que luego posarían de campeones de los derechos humanos y que se enriquecieron durante la dictadura, apoyaron, en cambio, el indulto a los dictadores.
Ese juicio es lo que cuenta esta película de Santiago Mitre director de películas como El estudiante (2011) y La patota (2015). Junto a su colibretista Mariano Llinás, el más que interesante realizador de Historias extraordinarias (2008) y La flor (2018), Mitre regresa al mundo real y lo hace con contundencia.
Argentina, 1985 es una de las propuestas más ambiciosas del cine reciente de su país y una de las más sinceras. Los dos fiscales, Julio Strassera y Luis Moreno Ocampo, llevan a cabo una estrategia para probar estos crímenes y hacer justicia en un país que había sufrido demasiado. Además, el film analiza las amenazas que enfrentaron estos fiscales, los peligros que enfrentaron sus familias y la importancia de su trabajo. Mitre y Llinás tienen el acierto (que algunos han objetado) de no querer inventar la pólvora y se aferran con solvencia a la fórmula del “cine de juicios”, desde Heredarás el viento a Juicio en Nuremberg o Cuestión de honor. Como dijo alguna vez Raoul Walsh: No existen diecisiete maneras diferentes de mostrar en cine a un hombre abriendo una puerta. Hay una ubicación de la cámara que es la ideal y por algo los clásicos son clásicos.
Ese clasicismo es acaso uno de los mayores méritos del film: la cámara a la altura de los ojos, el relato que fluye entre las alternativas del juicio y pantallazos a la vida privada o el entorno amenazante de los fiscales. Esto junto a la excelencia del elenco. Una de esas películas que reconcilian con el cine. Y recordémoslo de nuevo: “Nunca más”. Premio Fipresci en Venecia y premio del público en San Sebastián.

Comentarios